Varios postres

Bilbiliko. En ladino, "Pajarito".

-.. .. .- / .—- .—- // The Tryout.

A esto le suelo llamar pasión.

Este es el segundo video de la banda de unos buenos amigos y muy recomendado: The Tryout. Tiene que escucharlo. Tienen que verlo. Y tienen, que encontrarme en dónde aparezco en el video junto a @danniecruz.

Pueden encontrarlos en Facebook: https://www.facebook.com/thetryouthc

.

Advertisements

-.. .. .- / .—- —–

Buenos días.

.

-.. .. .- / —-.

(vía @danniecruz).

.

-.. .. .- / —..

Esta es la banda sonora de hoy. De mi yo soltero y enamoradizo

.

No somos originales.

A veces uno camina sin rumbo. Y todo anda bien. De hecho, en la vida casi todo anda bien hasta que te cruzas con cosas como estas:  “No aceptamos imitaciones”. En efecto, un día normal se lo puede cagar un aviso tan imbécil como éste. O una persona que uno no desea ver. Y a mí me tocó ambas en una misma tarde.

Sin embargo me llamó más la atención el aviso porque si fuéramos objetos no sabría cómo calificar de original algo. ¿Qué es ser original o cuál es la imitación que no se acepta? Pregúntesele a tantos clichés que desde que tengo memoria siempre han existido: Candies en una época, emos en otra, raperos en otra, y así una cantidad enorme de grupos han surgido buscando a tientas eso que se solemos llamar originalidad. El problema es que nadie lo logra. Ni siquiera se salvan los hippies de ridículos pantalones de payaso.

Una de las razones por las que no creo en nada de lo original, es porque he visto mucho para ser tan joven. Y no lo digo a modo de burla ni de ego. No es gracioso cuando pocas cosas logran sorprender. No es gracioso (no del todo) cuando no todo lo que se cubre de estética es aceptable. De pronto exijo mucho, de pronto no soy tan acrítico como pensé. No me sorprenden las expansiones, ni los pantalones de colores, ni las gafas de diseños “loquitos”, ni  la barba larga, tampoco una juiciosa afeitada, no me sorprende el cabello largo (en ambos sexos), no me agrada mucho el cabello corto (en ellas cuando es MUY corto), no me sorprenden los tatuajes (aunque me gustan bastante).

Y es que desde antes de que nuestra generación naciera la gente se copiaba. Sí. Se copiaba. La verdad es que no queda mucho por hacer. Dicen que en arquitectura todo está inventado y es cierto, de hecho los nuevos buenos edificios se hacen retomando valores que tienen otras obras. El problema es la banalización. Y con esto, me refiero al sujeto que hace uso indiscriminado de la estética. Es el mismo que exacerba los límites y no se da cuenta que es igual que en el sexo: nada de lo que se haga está malo, desde que se sepa hacer.

Como trato de no creer tanto en la estética, no me queda más que confiar en el conjunto: no soy de los que comen de una cintura deseable, o de unas caderas increíbles. He visto también cuerpos que no son de ese standard y las ganas no se me han ido al suelo nunca (además soy hombre). Debo confesar que por eso mismo no creo en la imagen de cualquiera: un día ví un tipo que tenía tatuajes por todos lados y cantaba tropipop. Peor aún los que tiran de malos, y no saben cambiarle las bujías a un carro. Algunos, ni siquiera saben qué son bujías.

En lo último que podemos confiar, es como dije en el conjunto. Y es un concepto que no es revolucionario (tampoco me sorprende la revolución), sólo se trata de poner cosas que consideremos mezclan bien. Es poner en lo que proyectamos algo muy propio. Algo que hable de lo que somos, o probablemente de lo que aspiramos a ser. Algo que no es hecho por uno, pero sí curado como quien cura la colección de un museo. Es esa mujer con garbo al caminar, que mata sin necesitar de 90-60-90. O ese tipo que aunque no es ni alto ni de cuerpo marcado sabe que es tan zorro como para poder arrasar con cualquier otro atractivo o no. Con eso se matan dos pájaros de un solo tiro: los que no sabemos vestirnos, nos veremos como zoquetes. Los que sí, podremos apedrearlos con seguridad.

Podría decirse que a pesar de que no hay nada original aún hay gente que lo busca.  El problema no es buscarlo. El problema no es ni siquiera hallarlo (en general, porque cuando la gente lo encuentra suele enamorarse). El problema, radica en precisamente pretender que hay algo original cuando no somos más que copias. Y, si llegamos a ser tan influyentes, de pronto no nos demos cuenta porque algunas mujeres no entendieron que a Françoise Hardy o Audrey Hepburn, probablemente no les interesaba sobresalir.

Yo mientras me debato fuertemente en considerar si las bujías Bosch que compré, son de hecho originales. O si por el contrario, en el fondo carece de conjunto.

Y no me refiero a las bujías.

.

-.. .. .- / –…

Hoy.

.

-.. .. .- / -….

No soy amigo de la música tan nueva porque las artes, la comida y las mujeres son cosas que creo toman su tiempo para validarse como brutales.

Pero, debo confesar que ayer me enviaron esta canción a eso de la medianoche y no pude evitar sonreír. No estoy enamorado ni mucho menos y tampoco quiero estarlo. No obstante debo admitir que la persona que lo hizo precisamente me sacó el buen genio a flote.

.

-.. .. .- / …..

Buenos días, Sabor.

.

-.. .. .- / ….- La Pasión.

Se necesita más pasión. Mucha más pasión. Esa es la razón por la que empezaré a montar el próximo mes. Y darme duro en la cara. no consigo quitarme el letargo, pero creo que la adrenalina y el instinto de romperse la madre, ayudan bastante.

.

-.. .. .- / …–

<3.

Esto es el amor.

.

%d bloggers like this: